Palabras en Línea – envío 5

Solución palabras: Faldas, pantalones, telas y otros trapos.

1 – Etimología de cortar, coser, tejer, bordar, zurcir, plisar, teñir y drapear.

Cortar: Término que deriva del latín:  curtāre  con el sentido de cercenar, acortar. Refiere a la acción de dividir algo o separar sus partes con algún instrumento cortante; dar con las tijeras u otro instrumento la forma conveniente y apropiada a las diferentes piezas con que se compone una prenda de vestir o calzar; herirse o hacerse un corte; tomar el camino más corto;  Asimismo, hender un fluido; separar o dividir algo en dos porciones;  y de allí, dividir el conjunto de cartas que forman la baraja, levantando unas cuantas de la parte superior para colocarlas en la parte inferior. También, dicho del aire o del frío: Ser tan penetrante y sutil, que parece que corta y traspasa la piel; acortar distancia; atajar, detener, entorpecer o impedir el curso o el paso a las cosas. Además, dejar de decir algo, o señalar lo que no ha de decirse, en un discurso, un sermón, una comedia, etc.; mezclar un líquido con otro para modificar su fuerza o su sabor, adulterar una droga con una sustancia que rebaja su pureza. Dicho de la leche: Perder su continuidad e incorporación naturales al separarse la parte mantecosa de la serosa y dicho de una salsa, de unas natillas o de otras preparaciones culinarias: Perder trabazón al separarse sus ingredientes.

En Geometría, dicho de una línea, de una superficie o de un sólido: Atravesar otro elemento geométrico.

Existen locuciones en español integradas por el término cortar:

        -Cortarse solo: Hacer o decir algo sin consultar al grupo al que se pertenece.

Coser:  Término derivado del  latín:  consuĕre,  (coser uniendo una cosa o pieza con otra), formado por el prefijo con- (conjuntamente) y el verbo suere (coser). Tiene el sentido de unir con hilo, generalmente enhebrado en la aguja, dos o más pedazos de tela, cuero u otra materia; hacer o reparar una prenda, especialmente de ropa de vestir, con aguja o a máquina.

Existen en español algunas locuciones con los términos coser, entre ellas:

          – Coser/coserse la boca. Con el sentido de callarse o guardar un secreto.

Tejer: Término derivado del latín:  texĕre. (tejer, fabricar un tejido y entrelazar tanto en lo material como en lo mental).  De este verbo latino derivan además: contexto, pretexto, tesitura, textil, texto y tisú, etc. Tiene el sentido de formar en el telar la tela con la trama y la urdimbre; entrelazar hilos, cordones, espartos, etc., para formar telas, trencillas, esteras u otras cosas semejantes; hacer punto a mano o con máquina tejedora. En general, componer, ordenar y colocar con método y disposición algo y de allí,  discurrir, idear un plan y crear alianzas, acuerdos o relaciones. 

También, dicho de ciertos animales articulados: Formar sus telas y capullos superponiendo unos hilos a otros.

-Bordar: Quizá de latín medieval: brusdus (bordado, dibujo que se hace en una tela pespunteando con una aguja), atestiguado en el s. IX, y burdus (el que hace costuras en las vestimentas), y estos probablemente del  germánico *brŭzdan, derivado de bruzd-, aguja, punta. Refiere a la acción de adornar con bordaduras una tela u otra materia; reproducir con bordaduras una figura. Por extensión: ejecutar algo con arte y primor.

Zurcir:  Término que deriva del latín: sarcire (coser, remendar, reparar, tanto las telas, como reparar un daño o una herida); de este verbo también procede el verbo resarcir (reparar un daño, compensarlo).  Refiere a la acción de coser la rotura de una tela, juntando los pedazos con puntadas o pasos ordenados, de modo que la unión resulte disimulada; suplir con puntadas muy juntas y entrecruzadas los hilos que faltan en el agujero de un tejido y de allí, unir y juntar sutilmente una cosa con otra.

Plisar: Término derivado del francés:  plisser y este del latín:  plicāre  (plegar). Tiene el sentido de hacer que una tela o cosa flexible quede formando pliegues.

Teñir: Término derivado del latín:  tingĕre (sumergir algo en un líquido, impregnar en un tinte por inmersión). De las formas de este verbo latino derivan  también las palabras tinte, tintura, tinta, tintorero y tinción, etc. Tiene el sentido de dar cierto color a una cosa, encima del que tenía; dar a algo un carácter o apariencia que no es el suyo propio, o que lo altera.

Drapear: Término derivado del francés:  draper y este de drap, a su vez del latín tardío: drappus (trozo de tela o tejido) Tiene el significado de colocar o plegar los paños de la vestidura, y, más especialmente, darles la caída conveniente.

2 – Etimología de tela, trapo, paño, tafetán, seda,  felpa, franela, lienzo, lino, muselina, percal, brocado, tisú, lana y gamuza.

-Tela: Término derivado del latín: tela,  procedente de *texla, formado con el sufijo diminutivo –la sobre el verbo texere (tejer, trenzar, entrelazar). Refiere a la obra, especialmente la tejida en el telar, hecha de muchos hilos, que, entrecruzados alternativa y regularmente en toda su longitud, forman como una lámina; obra semejante a la tela de muchos hilos, pero formada por series alineadas de puntos o lazadas hechas con un mismo hilo, especialmente la tela de punto elástico tejida a máquina.; material que se pone de una vez en el telar; membrana, tejido de forma laminar de consistencia blanda.

También, tejido que forman la araña común y otros animales de su clase.

Trapo: Término derivado del  latín  tardío: drappus (paño, trozo de paño o tela). Tiene el sentido de pedazo de tela desechado; paño de uso doméstico para secar, limpiar, quitar el polvo, etc. En general, prendas de vestir.

En español existen varias locuciones integradas por trapo:

  • A todo trapo: A todo meter. Conducir a todo trapo. Reír a todo trapo. Vivir con lujo. En lenguaje marítimo,  a toda vela.
  • Tratar como a un trapo, o como a un trapo sucio: Con desprecio y de forma humillante.
  • Estar echo/a un trapo: Estar derrotado/a, deprimido/a o trastornado/a.
  • Lavar los trapos sucios en casa:  Arreglar privadamente los aspectos enojosos de la vida personal.
  • Sacar los trapos sucios a relucir, o al sol: Echar a alguien en cara sus faltas y hacerlas públicas, en especial cuando se riñe con él acaloradamente.

Paño: Término derivado del latín:  pannus (trozo de tela). Refiere a la tela de lana muy tupida y con pelo tanto más corto cuanto más fino es el tejido; tela de diversas clases de hilos; ancho de una tela cuando varias piezas de ella se cosen unas al lado de otras; tapiz u otra colgadura; trozo de tela cuadrado o rectangular que se emplea en la cocina para secar la vajilla o para cualquier otro uso; pedazo de lienzo u otra tela. Por extensión y generalmente en plural:  vestiduras;  en el arte, ropas de amplio corte que forman pliegues.

Existen en español varias locuciones integradas por paño:

  • Paño de lágrimas: Persona en quien se encuentra frecuentemente atención, consuelo o ayuda.
  • Paño de pureza: En las representaciones religiosas, paño que cubre las partes pudendas de los cuerpos desnudos masculinos, especialmente de Cristo.
  • Conocer alguien el paño: Estar bien enterado del asunto de que se trata.
  • En paños menores:  Vistiendo únicamente ropa interior.
  • Ser algo del mismo paño que otra cosa: Ser de la misma materia, origen o calidad.
  • Poner paños fríos: Poner calma en una discusión o situación conflictiva.

Tafetán: Término derivado del catalán  o italiano:  taffeta, y estos del persa:  tāfte (tejido). Refiere a la tela delgada de seda, muy tupida.

Seda: Término derivado del latín: saeta/seta, (cerda del puerco, crin del caballo, etc.). Refiere al líquido viscoso segregado por ciertas glándulas de algunos artrópodos, como las orugas y las arañas, que sale del cuerpo por orificios muy pequeños y se solidifica en contacto con el aire formando hilos finísimos y flexibles; hilo formado con hebras muy finas, que se utiliza para coser o tejer; tejido hecho de seda. También, cerda de algunos animales, especialmente del jabalí.

La seda es una fibra natural formada por proteínas. También se conoce como seda a la amplia variación de tejidos fabricados con esta fibra.

Aunque es producida por varios grupos de animales artrópodos, como las arañas y varios tipos de insectos, en la actualidad solo la seda producida por las larvas de la mariposa Bombyx mori — el «gusano de seda»— se emplea en la fabricación industrial textil. Ha habido algunas investigaciones en búsqueda de otros tipos de sedas con distintas propiedades, que se diferencian a nivel molecular. En general las sedas son producidas principalmente por las larvas de insectos antes de que estas completen su metamorfosis, pero también hay casos de sedas producidas por ejemplares adultos.

Los tejidos de seda fueron elaborados por primera vez en la antigua China; algunos indicios apuntan a que se fabricaron ya alrededor del año 3000 a. C., aunque hay evidencias más firmes de que la seda se usaba más ampliamente hacia el año 1300 a. C. La leyenda dice que ya para entonces la Emperatriz de China Xi Ling-Shi (Hsi-Ling-Shih, Lei-tzu) usaba vestidos de seda. Al principio la seda era un tejido reservado exclusivamente a los miembros de la familia imperial china, tanto para su propio uso como para ser regalado. Pero con el tiempo, dado su cada vez mayor uso a través de la cultura china acabó extendiéndose su producción, tanto geográfica como socialmente, hasta otras zonas de Asia.

En el año 2007 unos arqueólogos descubrieron en una tumba en la provincia de Jiangxi restos de un vestido, cuyas fibras de seda estaban estrechamente tejidas y teñidas, fechada alrededor de la época de la dinastía Zhou del Este, con una antigüedad de unos 2500 años. Aunque los historiadores sospechan que la formación de la industria textil china relacionada con la seda fue un proceso largo, se sabe de la búsqueda de la manera de poder emplear los tejidos de seda mediante “técnicas complicadas” con las que se trataba el tejido y se teñía. Tales pruebas concretas y directas se encontraron antes de que se descubriera la excavación de Mawangdui y otras sedas que datan de la época de la dinastía Han (202 a. C.-220 d. C.).

La primera prueba del comercio internacional de la seda fue el hallazgo de una fibra de seda en el pelo de una momia egipcia de la 21ª dinastía, alrededor del año 1070 a. C. En última instancia, el comercio de la seda alcanzó lugares tan lejanos como el Subcontinente Indio, Oriente Medio, Europa y el norte de África. Este comercio estaba tan extendido que el conjunto de las principales rutas comerciales entre Europa y Asia se le llegó a conocer como la Ruta de la Seda.

Los emperadores de China se esforzaron por mantener en secreto el conocimiento de la sericicultura para conservar el monopolio de su país. Aun así, la sericicultura llegó a Corea alrededor del año 200 a. C., alrededor del primer siglo después de Cristo ya había llegado a la antigua Khotan y por el año 300 d. C. la producción de seda estaba prácticamente establecida en la India.

El Imperio Romano conocía la existencia de la seda y de hecho comerció con ella. Durante el reinado del emperador Tiberio se aprobaron las leyes de la suntuosidad, las cuales prohibían utilizar vestidos de seda, pero se mostraron bastante ineficaces.

Los comerciantes venecianos comerciaron frecuentemente con seda y esto alentó a los productores a asentarse en Italia. En el siglo XIII la seda italiana era una importante fuente de comercio. Desde ese período, la seda producida en la provincia de Como ha sido considerada la más valiosa del mundo. La riqueza de Florencia fue en gran medida construida sobre tejidos basados en lana y seda, y otras ciudades como Lucca también se enriquecieron con su comercio.

Como en el proceso de obtención de la seda se introducen los capullos con las orugas dentro en agua hirviendo para ahogarlas, la sericicultura ha sido criticada a comienzos del siglo XXI por activistas de los derechos animales, especialmente desde la aparición de las sedas artificiales. Mahatma Gandhi fue un crítico de la producción de seda basándose en la filosofía Ahimsa. Ahimsa es parte de la tri-milenaria filosofía Jaina de la India, “no dañar a cualquier criatura viviente”. Esto llevó al desarrollo de una máquina de hilado de algodón que Gandhi distribuyó por su país que aún puede verse en el Instituto Gandhi. La seda Ahimsa, elaborada a partir de los capullos de especies silvestres y semi-salvajes de polillas de seda, se promueve en algunas partes del sur de India por parte de aquellos que prefieren no usar la seda producida mediante el ahogamiento de las orugas dentro de sus capullos. Cfr. https://es.wikipedia.org/wiki/Seda

De entre las locuciones en español integradas por seda, destacamos: 

  • Ser como una seda: Muy suave al tacto. Dicho de una persona: Dócil y de suave condición. Darse una situación sin tropiezo ni dificultad.

Felpa: Si bien el Diccionario de la RAE da al término un origen incierto, otros diccionarios lo derivan del término alemán:  felbel (especie de terciopelo). Refiere al tejido de seda, algodón, etc., que tiene pelo por el haz.

Franela: Término derivado del francés: flanelle, relacionada con el vocablo inglés: flanel. Refiere al tejido fino de lana o algodón, ligeramente cardado por una de sus caras.

Lienzo: Término derivado del latín: linteum. (relativo al lino: linum). Refiere a la tela que se fabrica de lino, cáñamo o algodón; tela preparada para pintar sobre ella; pintura que está sobre lienzo; pañuelo de lienzo, algodón o hiladillo, que sirve para limpiar la nariz y el sudor.

Lino: Término derivado del latín:  līnum con el mismo significado. Refiere  a la planta herbácea, anual, de la familia de las lináceas, con raíz fibrosa, tallo recto y hueco, como de un metro de alto y ramoso en su extremidad,  de hojas lanceoladas, flores de cinco pétalos azules, y fruto en caja de diez celdillas, con una semilla aplanada y brillante en cada una. De su tallo se extraen fibras que se utilizan para producir la hilaza; materia textil que se saca del tallo del lino, tela hecha de lino.

Muselina: Término derivado del francés: mousseline,  forma modificada seguramente bajo la influencia de la palabra mousse (espuma, crema batida) sobre la más antigua mosulin que aparece a fines del s. XIII y que es préstamo del italiano: mosolino, probablemente del nombre de la ciudad de Mosul en Iraq. Refiere a la tela de algodón, seda, lana, etc., fina y poco tupida.

Percal: Termino derivado del francés: percale, y este del persa: pargāle (trapo). Refiere a la tela de algodón blanca o pintada más o menos fina, de escaso precio.

Brocado: Término derivado del italiano: broccato, y este de brocco (espina, lanzadera que se utilizaba en el telar para entrelazar los hilos de oro o plata) Refiere a la tela entretejida con oro o plata; guadamecí dorado o plateado; tela de seda entretejida con oro o plata, de modo que el metal forme en la cara superior flores o dibujos briscados. En general, tejido fuerte, todo de seda, con dibujos de distinto color que el fondo.

Tisú:  Término derivado del francés: tissu (tejido), participio del verbo tistre  y este del latín texere. Refiere a la tela de seda entretejida con hilos de oro o plata que pasan desde el haz al envés.

Lana: Término derivado del latín:  lana con el mismo significado. Refiere al pelo de las ovejas y de otros animales, que se hila y sirve para tejer; hilo de lana, tejido de lana; vestido de lana. Se dice del pelo largo, especialmente cuando está desaliñado.

Coloquialmente se dice del dinero.

Gamuza: Término derivado del latín: *camocia, y este del latín tardío: camox, -ōcis, atestiguado en el siglo V dC,  relacioanado con los recortes de piel del antílope de los Alpes y Pirineos, que se usaban para limpiar. Refiere al antílope del tamaño de una cabra grande, con astas lisas y rectas, terminadas a manera de anzuelo, y capa oscura, que vive en los Alpes y los Pirineos; piel de la gamuza, que, después de curtida, queda suave, aterciopelada y de color amarillo pálido; tejido o paño de lana, de tacto y aspecto semejantes a los de la piel de la gamuza y bayeta de gamuza u otro tejido similar, que se emplea para la limpieza.

3 – Etimología de hilo, aguja, botón y ojal.

Hilo: Término derivado del latín: filum (hilo, hebra, borde finísimo). Refiere a la hebra larga y delgada de una materia textil, especialmente la que se usa para coser; ropa de lino o cáñamo, por contraposición a la de algodón, lana, seda o fibra sintética; alambre muy delgado que se saca de los metales; hebra con la que forman las arañas, gusanos de seda, etc., sus telas y capullos. También; filo, borde, extremo u orilla. En relación con la forma, se dice del chorro muy delgado y sutil de un líquido,  y de allí: curso o evolución de una cosa, especialmente del discurso o del pensamiento. Seguir, perder, cortar, retomar el hilo.

Asimismo, continuación o serie del discurso, de las acciones, de los sentimientos, de los gestos, etc. En foros de internet o redes sociales, cadena de mensajes publicados sobre un mismo asunto.

Aguja: Término derivado del latín *acucŭla, diminutivo de acus (aguja). Refiere a la barra pequeña y puntiaguda, de metal, hueso o madera, con un ojo por donde se pasa el hilo, cuerda, correa, bejuco, etc., con que se cose, borda o teje;  Tubo metálico de pequeño diámetro, con el extremo libre cortado a bisel y provisto, en el otro, de un casquillo que se acopla en la jeringuilla para inyectar sustancias en el organismo;  Varilla delgada y puntiaguda por un extremo, generalmente de acero, que se usa en acupuntura introduciéndola en puntos determinados del cuerpo.

También, barra pequeña de metal, hueso, marfil, plástico, etc., que sirve para hacer labores de punto; púa colocada en un plano, que se utiliza para medir y para otros usos; p. ej., la aguja del reloj de sol, las agujas de la prensa de imprimir; varilla de metal, concha, etc., con diversos adornos de joyería o bisutería, que se empleaban en los tocados.

Asimismo, pieza alargada y generalmente puntiaguda que en el reloj y en otros instrumentos sirve para señalar las horas, los minutos, segundos, grados, etc; chapitel estrecho y alto de una torre o del techo de una iglesia;

En un cuadrúpedo, parte que corresponde a las costillas del cuarto delantero.

Hoja de los pinos y de otras coníferas.

Botón:  Según la RAE deriva del germánico: bōtan (golpear); otros textos, explican su origen como un préstamo (s. XV) del francés antiguo: boton (actual bouton ), derivado de broter (brotar), por ser el botón un brote nuevo de la planta, una pieza que “brota” de la ropa por el ojal y, en general, una parte que sobresale de otra. Refiere  a la pieza, generalmente redonda y plana, que se introduce en un ojal para abrochar en una prenda de vestir;  pieza que se pulsa o se hace girar para activar, interrumpir o regular el funcionamiento de un aparato o de un mecanismo, especialmente eléctrico.

Se dice de la yema de las plantas, brote embrionario y de la flor cerrada y cubierta de las hojas que unidas la defienden, hasta que se abre y extiende.

También, resalto de forma cilíndrica o esférica que se atornilla en algún objeto, para que sirva de tirador, asidero, tope, etc., según los casos y labor a modo de anillo formado por bolas o medias bolas con que se adornan balaustres, llaves y otras piezas de piedra, metal u otra materia.

Ojal: Término derivado de  ojo, con el sentido de relativo al ojo o de forma de ojo. Refiere a la hendidura ordinariamente reforzada en sus bordes y a propósito para abrochar un botón, una muletilla u otra cosa semejante y agujero que atraviesa de parte a parte algunas cosas.

4 – Etimología de moda, costura y diseño.

Moda: Término derivado del francés: mode (s. XVIII), a su vez procedente del latín: modus (medida), con la acepción derivada de gustos colectivos pasajeros en las formas de vestir (s. XV). Refiere al uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país; gusto colectivo y cambiante en lo relativo a prendas de vestir y complementos; y conjunto de la vestimenta y los adornos de moda.

Costura: Término derivado del participio pasado: consūtus, del verbo consuĕre (coser) del cual a su vez  deriva *consutūra en latín vulgar del cual derivará costura en tanto ‘arte de coser’.  Tiene el significado de acción y efecto de coser; labor que está cosiéndose y se halla sin acabar; oficio de coser y serie de puntadas que une dos piezas cosidas.

Por alta costura se entiende la moda realizada por un diseñador de renombre.

La alta costura surgió en el siglo XVIII con Rose Bertin, la diseñadora de modas francesa de la reina María Antonieta, considerada una de las primeras en introducir la moda y la alta costura en la cultura francesa.6 El liderazgo francés en la moda europea se consolidó a finales del xviii, cuando la influencia, que venía del arte, la arquitectura, la música, y la moda de la corte francesa en Versalles fue imitada en toda Europa. Los que visitaban París regresaban con prendas rápidamente imitadas por costureros locales. Mujeres con estilo también ordenaban muñecas vestidas con la última moda parisina para usarlas como modelos.

Cuando se desarrolló el transporte en Europa, a través de las vías de tren y los barcos de vapor, cada vez era más frecuente que mujeres adineradas viajaran a París para comprar ropa y accesorios. Costureros y modistos franceses eran comúnmente conocidos como los mejores en Europa, y las prendas parisinas auténticas eran consideradas mejores que las imitaciones locales.

El costurero Charles Frederick Worth (13 de octubre de 1826-10 de marzo de 1895), es ampliamente considerado el padre de la alta costura como la conocemos hoy en día.7 Aunque nació en Bourne, Lincolnshire, Inglaterra, Worth dejó su marca en la industria de la moda francesa. Revolucionando la percepción que se tenía previamente de la costura, Worth logró que el modisto se convirtiera en el artista de las prendas: un diseñador de modas. Mientras creaba diseños completamente exclusivos para satisfacer a algunas de sus clientas de alto rango o adineradas, se hizo conocido por crear un portafolio con diseños que eran mostrados en modelos reales que posaban en la Casa Worth. Las clientas seleccionaban un modelo, especificaban colores y materiales, y hacían duplicar esa pieza en el taller de Worth. Él combinaba la confección individual y la estandarizada normalmente usada en la industria de la ropa prêt-à-porter, la cual también se estaba desarrollando durante ese periodo.

Cfr. https://es.wikipedia.org/wiki/Alta_costura#:~:text=La%20alta%20costura%20surgi%C3%B3%20en,costura%20en%20la%20cultura%20francesa.

Diseño: Término derivado del italiano: disegno. (dibujar) derivado del latín disegno (marcar algo, darle nombre), emparentado con los términos españoles designar, diseñador, designio, etc. Refiere a la traza o delineación de un edificio o de una figura; proyecto, plan que configura algo. También, por extensión, concepción original de un objeto u obra destinados a la producción en serie; forma de un objeto de diseño. Por extensión, descripción o bosquejo verbal de algo y disposición de manchas, colores o dibujos que caracterizan exteriormente a diversos animales y plantas.

5 – Etimología de lencería, corpiño, faja, calzón, calzoncillo, bombacha, slip, bóxer, camiseta y  media.

Lencería: Término derivado de lencero (vendedor de lienzos) y este a su vez de lienzo más el sufijo –ero derivado del latín –arius (índice de profesión); también está relacionado con el término latino lintearius. Refiere al conjunto de lienzos de distintos géneros; tráfico o comercio con lienzos; tienda de lienzos; y lugar donde en ciertos establecimientos, como los colegios, los hospitales, etc., se guarda la ropa blanca. También, ropa interior femenina; y tienda de lencería femenina.

Corpiño: Término derivado del diminutivo  desusado de cuerpo, relacionado con el galaico-portugués: corpinho y a su vez derivado del latín: corpus (cuerpo). Refiere a la almilla o jubón sin mangas;  sostén, prenda interior femenina; parte del vestido que cubre el torso.

Faja: Término derivado del aragonés: faja, y este del latín: fascia (banda, venda, faja de tela) Refiere a la tira de tela o tejido con que se rodea el cuerpo por la cintura, dándole una o varias vueltas;  faja que se emplea como insignia propia de un cargo civil, militar o eclesiástico. También, prenda interior elástica que ciñe la cintura o la cintura y las caderas.

Asimismo, tira de papel que, en vez de cubierta o sobre, se pone al libro, periódico o impreso de cualquier clase que se ha de enviar de una parte a otra, y especialmente cuando ha de ir por el correo; tira de papel que se pone sobre la cubierta o la sobrecubierta de un libro, con una breve leyenda impresa alusiva a su contenido o a un galardón que se le ha otorgado.

En  Heráldica, pieza honorable que corta el escudo por el centro y ocupa un tercio de su altura.

Calzón: Término aumentativo de calza y este del latín vulgar:  *calcea, a su vez del verbo latino calceare, (calzarse), relacionado con calceus (zapato), referido a la ropa que se introducía por los pies. Significa: prenda de vestir con dos perneras, que cubre el cuerpo desde la cintura hasta una altura variable de los muslos.

Calzoncillo: Término diminutivo de calzón. Refiere a la prenda de la ropa interior masculina, que cubre desde la cintura hasta parte de los muslos, cuyas perneras pueden ser de longitud variable.

Bombacha: Término de etimología discutida. Juan Corominas y José Antonio Pascual, interpretan que deriva de  bombacho y este como fruto de una extensión metafórica: “De la forma de las bombas, viene la idea de ‘objeto esférico, abultado”. Otros filólogos lo derivan del italiano ya en desuso: bombace (algodón) de  donde deriva el adjetivo relacional bambagino (hecho de algodón). Refiere al calzón o pantalón bombacho; y a las bragas, prenda interior femenina.

Slip: Término derivado del francés: slip y este del inglés: slip (combinación, enagua). Refiere al calzoncillo ajustado que cubre el cuerpo desde debajo de la cintura hasta las ingles.

Bóxer: Término préstamo del inglés:  boxer (boxeador), relacionado con el modelo de calzoncillo o bañador y a los pantalones cortos de boxeador. Calzoncillo parecido a un pantalón corto.

Camiseta Término derivado de camisa del latín camisia: (camisa) y –eta sufijo de diminutivo. Refiere a la prenda interior que cubre el tronco, generalmente sin cuello; prenda deportiva semejante a la camiseta; camisa corta y con mangas anchas.

Media. Término que deriva de la construcción “medias calzas” pues las antiguas calzas cubrían desde la cintura hasta los pies, y las medias solamente la mitad que las calzas. Refiere a la prenda de punto, seda, nailon, etc., que cubre el pie y la pierna hasta la rodilla o más arriba.

6 – Etimología de pollera, falda, túnica, pantalón, camisa, remera, chomba, vestido, corbata, moño, chal, capa, capote y guante.

Pollera: La palabra pollera viene de la palabra latina pullarĭus (“pollero”) que era un adjetivo derivado de pullus que significaba,  primero las crías de los animales en general,  y luego se aplicó a las crías especialmente de las aves y más específicamente a los que en español llamamos pollos por antonomasia, remite a las jaulas con forma de campanas que se usaban para guardar pollos, por extensión las faldas con la misma forma se llamaron polleras. Refiere a la falda externa del vestido femenino

-Falda: Término derivado probablemente del franco: *falda (pliegue) refiere al manto que los francos usaban doblado y amarrado a la cintura. Significa prenda de vestir que cae desde la cintura; parte de la vestimenta desde la cintura hacia abajo; cada una de las partes de una prenda de vestir que cae suelta sin ceñirse al cuerpo; regazo de una mujer o de la falda que lleva.

También, parte baja de un monte o una sierra.

Túnica: Término que deriva del latín: tunĭca, ( túnica, camisola larga de diversas longitudes, la mayoría de las veces hasta el muslo). Refiere a la vestidura exterior amplia y larga; vestidura de lana que usan algunos religiosos debajo de los hábitos, y vestidura con o sin mangas, que usaban los antiguos y les servía como de camisa.

Pantalón  Término derivado del francés:  pantalón y este del italiano: Pantaleone o Pantalone,  un personaje de la comedia Italiana del siglo XVII, caracterizado como un veneciano viejo y avaro que usaba unos calzones largos hasta los pies.  Según una etimología popular, Pantaleone viene de pianta-leone (planta de león), un apodo dado a los venecianos, pues el león de San Marcos es el símbolo de Venecia. Refiere a la prenda de vestir que se ajusta a la cintura y llega generalmente hasta el pie, cubriendo cada pierna separadamente.

Camisa: Término derivado del latín: camisia (camisa). Refiere a la prenda de vestir de tela que cubre el torso, abotonada por delante, generalmente con cuello y mangas; prenda interior de tela fina y largura media, que cubre hasta más abajo de la cintura.

Remera: Término derivado de remo. Refiere a la prenda de vestir para el torso y los hombros, de tela ligera y sin abotonaduras, que se lleva como ropa interior o como vestimenta informal;  camiseta de manga corta sin botones que posee escote redondo –aunque también se incluyen con este nombre las que son sin mangas y escotadas llamadas también musculosas-, de variados colores que se usa para el deporte y para vestimenta de calle. Normalmente se encuentra confeccionada en tela de algodón.

Se le suelen colocar en el frente, aunque a veces, también en la espalda, bordados, impresiones en vinilo o serigrafías con algún dibujo y/o texto. Algunas que son elegidas como uniforme laboral tienen el logo de la empresa respectiva; también pueden tener algún logo identificatorio de un evento como  juegos olímpicos, conciertos, etc, o imágenes de personajes de tiras cómicas o fotografías personales, de actores, paisajes o de grupos musicales.

ChombaTérmino derivado de chompa y este a su vez del inglés: jumper (chaqueta usada por marineros). Refiere a la prenda de punto ligera, poco ceñida y larga hasta la cintura, con mangas cortas y cuello abierto.

Vestido: Término derivado del latín: vestītus ( vestido con una prenda que cubre el cuerpo) y este del verbo vestire (cubrirse con ropa). Refiere a la prenda o conjunto de prendas exteriores con que se cubre el cuerpo; traje enterizo.

Corbata: Término derivado del italiano: cravatta, que a su vez procede del francés: cravate, (propio de Croacia),  derivado del serbocroata ‘hrvat’. Se llamó así en Francia a los soldados croatas mercenarios llamados Panduros (s. XVII) que usaban una tela anudada en el cuello como distintivos. Refiere a la prenda de adorno, consistente en una banda larga y estrecha de seda u otro tejido adecuado, que, colocada alrededor del cuello, se anuda o enlaza por delante dejando caer sus extremos sobre el pecho.

Moño: Término quizás derivado de la raíz prerromana *mūnn- (bulto, protuberancia). Refiere al rodete que se hace con el cabello para tenerlo recogido o por adorno; lazo de cintas.

Chal: Término derivado del francés: châle,(s. XVII) y este del persa šāl (montaña) relacionado con la silueta de la montaña, parecida a una mujer llevando un chal. Refiere al paño de seda o lana, mucho más largo que ancho, y que, puesto en los hombros, sirve como abrigo o adorno.

Capa: Término derivado del latín medieval: cappa (capa, capa con capucha), y este del latín tardío cappa (capucha). Refiere a la prenda de vestir larga y suelta, sin mangas, abierta por delante, que se lleva sobre los hombros encima del vestido; por extensión, aquello que cubre o baña alguna cosa; zona superpuesta a otra u otras, con las que forma un todo. Capas de la atmósfera, de la sociedad. Por extensión, cubierta con que se preserva de daño algo.

Capote: Térmimo derivado, según la RAE, del francés: cappot, (especie de capa hecha con mangas y asimismo, especie de gabán con faldones usado por los soldados),    relacionado con el italiano cappotto. Refiere a la capa de abrigo hecha con mangas y con menor vuelo que la capa común; especie de gabán ceñido al cuerpo y con largos faldones, usado por los soldados.

Guante: Término que quizás derive del catalán: guant, y este del franco *want. Refiere a la prenda para cubrir la mano, que se hace, por lo común, de piel, tela o tejido de punto, y tiene una funda para cada dedo; cubierta para proteger la mano, hecha de caucho, goma, cuero, etc., como la que usan los cirujanos y los boxeadores.

7 – Etimología de zapato, sandalia, taco, charol, cuero, betún, hebilla.

Zapato: Término de etimología incierta, el Diccionario de la RAE lo deriva del turco: zabata; algunos filólogos del latín tardío y medieval:  zapa y zaponus (sandalia herrada), zapatura (herradura de caballo), sabbatum (zapato, calzado) y sabbaterius (zapatero). Refiere al calzado que no pasa del tobillo, con la parte inferior de suela y lo demás de piel, fieltro, paño u otro tejido, más o menos escotado por el empeine.

Sandalia: Término derivado del latín: sandalĭum, (tipo de calzado) y este del griego: σανδάλιον,  sandálion. Refiere al calzado compuesto de una suela que se asegura con correas o cintas; zapato ligero y muy abierto, usado en tiempo de calor.

Taco: Término de origen incierto, probablemente del germano. Refiere a la pieza, de mayor o menor altura, unida a la suela del calzado en la parte que corresponde al calcañar.

Charol: Término derivado del portugués: charão, y este del chino: chat liao, (materia que barniza). Refiere a la laca o barniz muy lustroso que se adhiere perfectamente a la superficie del cuerpo al que se aplica;  Cuero con charol.

Cuero: Término que deriva del latín:  corium (piel, pellejo de los animales). Refiere al pellejo que cubre la carne de los animales; pellejo de los animales después de curtido y preparado para diferentes usos.

Betún: Término derivado del latín:  bitumen con el mismo significado; en español ha dado términos como bitumen y bituminoso. Refiere al nombre genérico de varias sustancias, compuestas principalmente de carbono e hidrógeno, que se encuentran en la naturaleza y arden con llama, humo espeso y olor peculiar; derivado del alquitrán, negro y amorfo, que se reblandece con el calor y se utiliza como impermeabilizante y en pavimentación. También, por extensión, mezcla de varios ingredientes, líquida o en pasta, que se usa para poner lustroso el calzado, especialmente el de color negro.

-Hebilla: Término derivado del  latín  vulgar *fibella, diminutivo de fibŭla (gancho que se usa para unir). Refiere a la pieza de metal o de otra materia, generalmente con uno o varios clavos articulados en una varilla que la cierra por un lado, los cuales sujetan la correa, cinta, etc., que pasa por dicha pieza.

8 – Etimología de sombrero, capelina, boina, gorro, canotier.

Sombrero: Término derivado de la palabra “sombra”, más el sufijo -ero que indica pertenencia, a su vez del latín *subumbra, formada con umbra (sombra) de donde tenemos umbra, penumbra, etc. Refiere a la prenda para cubrir la cabeza, que consta de copa y ala.

Capelina: Término derivado del latín vulgar: cappellus (vestidura de la cabeza), y este diminutivo del latín tardío: cappa (capucha). Refiere a la pieza de la armadura antigua que cubría la parte superior de la cabeza; especie de sombrero femenino, tipo pamela.

Boina: Término que estaría relacionado con el francés: bonnet (gorra), que viene del latín tardío: abonnis.  Refiere a la gorra sin visera, redonda y chata, de lana y generalmente de una sola pieza.

Gorro Término de origen incierto, algunos filólogos lo derivan del francés antiguo: gorres (cintas, entregadas a los recién casados).  Refiere a la prenda para cubrir la cabeza, especialmente la de tela, piel o punto con visera.

Canotier: Término derivado del francés: canotier (canoero), referido al sombrero que usaban los remeros y remeras. Significa sombrero de paja con el ala estrecha y plana, y la copa baja, cilíndrica y rodeada por una cinta.

9 – Etimología de andrajo, jirón, harapo.

Andrajo: Término derivado del árabe  hispano:  ḥaṭráč (necio, pelagatos). Refiere a la prenda de vestir vieja, rota o sucia; pedazo o jirón de tela roto, viejo o sucio.

Jirón: Término derivado del francés: giron ( tejido rematado en punta). Refiere al pedazo desgarrado del vestido o de otra ropa; pendón o guion que remata en punta; y parte o porción pequeña de un todo.

Harapo: Término derivado del antiguo verbo: harpar (hacer tiras o pedazos), Refiere al andrajo o pedazo o jirón de tela.