Palabras en Línea – envío 8

Solución palabras: Terrícola, venusino y otros adjetivos terrestres y espaciales.

1 – Etimología de planeta, planetoide, astro, estrella, satélite, cometa, asteroide, cielo, celeste y sideral.

Planeta: Término derivado del latín: planēta, y este del griego: πλανήτης,  planḗtēs (errante, vagabundo, es decir, que anda de un lado a otro, sin tener una posición o lugar fijo,  por contraste con las estrellas, que se consideraban fijas). Refiere a un cuerpo celeste sin luz propia que gira en una órbita elíptica alrededor de una estrella, en particular los que giran alrededor del Sol: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. El status planetario de Plutón se modificó en 2006. Asimismo y por antonomasia, se dice de La Tierra.

Este término  no fue adoptado caprichosamente,  sino que estuvo en estrecha relación con la concepción que sostenían y defendían los astrónomos griegos respecto de que determinados cuerpos celestes no se encontraban fijos, y por tanto se los calificó de errantes o planétes.

En Grecia se consideró como válida la Teoría Geocéntrica del egipcio Claudio Ptolomeo quien en el siglo II propuso que la Tierra era el centro del universo y a su alrededor giraban el sol, la luna, y las estrellas que mostraban un movimiento errante y rápido.

En el silo XVI el astrónomo Nicolás Copérnico conprobó con pruebas irrefutables que en realidad el sol se mantenía mayormente fijo y estable mientras que la Tierra y el resto de los planetas giraban alrededor de él. Los astrónomos Galileo Galilei y Johannes Kepler brindaron más aportes y descubrimientos en este sentido que no hicieron más que corroborar el camino iniciado con la revolución Copernicana.

Hoy, de acuerdo con lo normado por la Unión Astronómica Internacional (UAI), una organización que data de comienzos de siglo XX y que se ocupa de decidir internacionalmente en materia de denominaciones de planetas y otras cuestiones vinculadas con los cuerpos celestes,  un cuerpo celeste será considerado planeta, si orbita en torno de una estrella como el sol, cuenta con una masa sólida que se imponga a la gravedad, dispone de equilibrio hidrostático, y un formato de esfera y  mantiene despejada la vecindad de su órbita. Los planetas que hemos identificado y que conforman el sistema solar o planetario están conformados por gases (Júpiter, Saturno, Neptuno y Urano), o rocas (Tierra, Venus, Marte y Mercurio).

Este 24 de agosto de 2021 se cumplen 15 años de la nueva definición de planeta que la Unión Astronómica Internacional (IAU) asumió y  bajo la cual,  Plutón pasó a ser considerado un planeta enano. En efecto, tras un intenso debate, y con la propuesta del astrónomo uruguayo Gonzalo Tancredi ante la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional en Praga, el 24 de agosto de 2006 se decidió por unanimidad reclasificar a Plutón como planeta enano.

Planetoide: Término  formado por la raíz griega: πλανήτης,  planḗtēs  más el sufijo: -ειδος -eidos (apariencia de), con el sentido de similar o con apariencia de una planeta. Refiere a los asteroides, en tanto cuerpos menores del sistema solar.

Los planetoides o asteroides presentan un diámetro inferior a los 1.000 kilómetros. Por lo general se ubican entre las órbitas de Júpiter y Marte y giran en torno del Sol.  Es importante mencionar, de todos modos, que la noción de planetoide dejó de usarse formalmente en 2006. Esto se debe a que, en dicho año, la Unión Astronómica Internacional (UAI) se encargó de redefinir qué es un planeta y estableció otras clasificaciones. Entonces se propuso la denominación de planetas enanos para aludir a determinados cuerpos celestes que, según los nuevos criterios, no son planetas “tradicionales”. Así, un planetoide como Ceres pasó a ser mencionado como un planeta enano. Un planeta “convencional” como Plutón, en tanto, perdió ese estatus y también se convirtió en planeta enano.

De todos modos, todavía suele mencionarse como planetoide al cuerpo que es más grande que un meteorito y más pequeño que un planeta y que no es un cometa (un astro envuelto por una atmósfera luminosa, que tiene un núcleo de escasa densidad) ni un satélite (un cuerpo opaco que gira alrededor de un planeta y que carece de brillo propio, aunque refleja la luz solar

Además de Ceres y Plutón hay otros planetoides en nuestro sistema solar, como son los siguientes:

-Haumea, que cuenta con un diámetro aproximado de 1.400 kilómetros y que posee dos satélites naturales: Haumea I y Haumea II. Asimismo, hay que destacar de él que se sitúa exactamente en lo que se da en llamar el Cinturón de Kuiper.

-Eris, que es el último planeta enano o planetoide. De él también se puede señalar que tiene un diámetro de unos 2.236 kilómetros, que se ubica en el Cinturón de Kuiper y que posee un satélite natural que responde al nombre de Disnomia.

-Makemake, que, al igual que los anteriores, está en el citado Cinturón de Kuiper y allí es uno de los elementos más grandes que existen. Su diámetro está entre los 1.300 y los 1.900 kilómetros. Por el momento, se considera que no tiene ningún tipo de satélite natural conocido.

En la exitosa saga cinematográfica ‘Star Wars’ se habla mucho de planetoides. Entre esos destaca el Planetoide Expedicionario de Combate, que se trataba de una estación de combate creada por Raith Sienar como un proyecto previo a la Estrella de la Muerte. (cfr: https://definicion.de/planetoide/ )

Astro: Término derivado del latín: astrum, y este del griego: ἄστρον, ástron (estrella). Refiere a todo cuerpo celeste. Por extensión se dice de la persona que sobresale en su profesión.

Estrella: Término derivado del latín: stella (estrella). Refiere a cada uno de los cuerpos celestes que brillan en la noche, excepto la Luna. Asimismo, la figura ya con rayos que parten de un centro común, ya con un círculo rodeado de puntas; cualquier objeto con rayos que parten de un centro común; la estrella, como objeto matemático, (no está definido de forma clara: existen grafos estrellados, polígonos estrellados, estrellas o formas estrelladas, etc.); objeto en forma de estrella; signo en forma de estrella, que indica la graduación de jefes y oficiales de las fuerzas armadas; signo en forma de estrella, que sirve para indicar la categoría de los establecimientos hoteleros y restaurantes; Fuerte de campaña que, por sus ángulos entrantes y salientes, imita en su figura a una estrella pintada.

También, por la creencia de que los astros determinan el destino y fortuna de las personas:  sino, hado o destino; persona que sobresale extraordinariamente en su profesión, especialmente en el mundo del espectáculo.

En Astronomía, cuerpo celeste que emite radiación luminosa, calorífica, etc., producida por reacciones termonucleares por ejemplo, el Sol.

Locuciones integradas por el término estrella:

-Levantarse alguien con estrellas, o con las estrellas: Levantarse muy temprano, madrugar mucho.

-Nacer alguien con estrella/tener alguien estrella o buena estrella: Ser alguien afortunado y atraerse naturalmente la aceptación de las personas.

-Poner sobre, o por, las estrellas a alguien o algo: Elogiarlo muchísimo, ponderarlo con exceso de alabanza.

-Querer alguien contar las estrellas: Querer hacer algo muy difícil.

-Ver alguien las estrellas: Sentir un dolor muy fuerte y vivo.

Satélite: Término derivado del latín: satelles, -ĭtis (soldado encargado o séquito de soldados, escoltas, cortesanos, acólitos, etc) Refiere al cuerpo celeste opaco que solo brilla por la luz refleja del Sol y gira alrededor de un planeta; vehículo artificial, tripulado o no,  puesto en órbita de La Tierra o de otro astro, y que lleva aparatos apropiados para recoger información y transmitirla; persona o cosa que depende de otra y está sometida a su influencia; estado dominado política y económicamente por otro estado más poderoso.

Cometa: Término derivado del latín: comēta, y este del griego: κομήτης, komḗtēs, derivado de κόμη kómē  (cabellera,  por la cola que forma este astro). Refiere al astro generalmente formado por un núcleo poco denso y una atmósfera luminosa que lo envuelve, precediéndolo o siguiéndolo, según su posición respecto del Sol, y que describe una órbita muy excéntrica.

También, juguete formado por un armazón plana y muy ligera sobre la cual se extiende y pega papel o tela, con una cola de cintas o trozos de papel, que, sujeta con un hilo muy largo, se arroja al aire para que el viento la eleve, como diversión de los muchachos. Barrilete.

Asteroide: Término derivado del griego: ἀστεροειδής,  asteroeidḗs (de forma de estrella) De forma de estrella. Refiere  en general a aquello que tiene forma de estrella;

En Astronomía, cuerpo menor del sistema solar, de dimensiones inferiores a 1000 km de diámetro y que frecuentemente gira alrededor del Sol entre las órbitas de Marte y Júpiter.

El término asteroide fue acuñado por el astrónomo inglés, William Herschel (1738-1822).

Cielo: Término derivado del latín: caelum (cielo, firmamento), relacionado con el vocablo griego: κοῖλον,  koilon (cóncavo, hueco, vacío; por cuanto se aparece a la vista como una concavidad inmensa). Refiere a la esfera aparente azul y diáfana que rodea la Tierra; atmósfera.

En la tradición cristiana, morada en que los ángeles, los santos y los bienaventurados gozan de la presencia de Dios y por extensión:  gloria o  bienaventuranza;  Dios o su providencia.

También, parte superior que cubre algunas cosas.

Apelativo cariñoso para dirigirse o aludir a una persona; persona o cosa consideradas cariñosamente con embeleso.

Locuciones integradas por cielo:

-A cielo abierto: Sin techo ni cobertura alguna.

-A cielo descubierto: Al descubierto.

-Bajado/da del cielo, llovido/da del cielo: Que llega impensadamente, en tiempo o lugar en que más convenía.

-Clamar algo al cielo: Ser algo manifiestamente escandaloso.

-Coger/tocar/tomar el cielo con las manos: Sensación de haber alcanzado el máximo éxito, también, una conquista personal o una acción que deriva en la hazaña de haber completado una aspiración.

-Caer/ Llover, Venir del cielo: Presentarse inesperadamente una ocasión o coyuntura favorable para salir de un apuro o conseguir lo que se deseaba o necesitaba.

-Conquistar el cielo: Ganarse algo o alcanzar un logro.

-Descargar el cielo: Llover, nevar o granizar.

-Desgarrarse el cielo: Ser muy copiosa la lluvia, o muy fuerte una tempestad.

-Escupir alguien al cielo: Decir o hacer algo inconveniente que se vuelve en su contra.

-Ganarse alguien el cielo: Ser digno de alabanza y admiración por su abnegación o sufrimiento.

-Mover cielo y tierra: Hacer con suma diligencia todas las gestiones posibles para lograr algo.

-Poner en el cielo, o en los cielos, a alguien o algo: Ensalzarlo extremadamente.

-Volar al cielo: Eufemismo por  morir.

Celeste: Término derivado del latín: caelestis (perteneciente al cielo), de caelum (cielo, firmamento). Significa perteneciente o relativo al cielo. También, color azul celeste o azul claro.

Sideral: Término derivado del latín: siderālis  (relativo a los astros), a su vez del término latino: sidus/deris (estrella, planeta, constelación, cuerpo celeste). Significa perteneciente o relativo a las estrellas y, en general, a los astros. También, figuradamente, que algo se considera extremadamente grande.

2 – Etimología de Tierra.

-Tierra: Término derivado del latín: terra. (con el mismo significado que el nuestro), relacionado con el verbo latino: torror (secar, chamuscar) y emparentado con la palabra griega: τέρσομαι,  térsomai (secarse). Refiere al planeta que habitamos. También, superficie del planeta Tierra, especialmente la que no está ocupada por el mar; material desmenuzable de que principalmente se compone el suelo natural; suelo o piso; terreno dedicado al cultivo o propio para ello. Asimismo, nación, región o lugar en que se ha nacido; país, región, territorio o distrito constituido por intereses presentes o históricos; conjunto de los pobladores de un territorio.

Asimismo, masa conductora de la tierra, o todo conductor unido a ella por una impedancia despreciable.

Terra ha derivado varios términos del español y otras lenguas romances, por ejemplo:  terreno, terrón, terraplén, terrateniente, terraza, subterráneo, territorio, territorial, terrario, terral, terroso, etc. …

Locuciones integradas por el término tierra;

-Tierra de nadie: Territorio no ocupado entre las primeras líneas de dos ejércitos enfrentados. Lugar sin orden, ley o seguridad.

-Tierra de pan llevar: Tierra destinada a la siembra de cereales o adecuada para este cultivo.

Tierra de promisión: Tierra que, según la Biblia, Dios prometió al pueblo de Israel; Tierra muy fértil y abundante.

-Tierra de Siena:  Arcilla de color ocre pardo en cuya composición se encuentran óxidos de hierro y manganeso y que se usa como colorante de tono castaño una vez tostada.

-Tierra firme: Terreno sólido y capaz, por su consistencia y dureza, de admitir sobre sí un edificio;  continente.

-Tierra rara: Nombre común de 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio). Hay que señalar que en esta clasificación no se considera la serie de los actínidos.

Aunque el nombre de «tierras raras» podría llevar a la conclusión de que se trata de elementos escasos en la corteza terrestre, algunos elementos como el cerio, el itrio y el neodimio son más abundantes. Se las califica de “raras” debido a que es muy poco común encontrarlas en una forma pura, aunque hay depósitos de algunas de ellas en todo el mundo. Cfr: https://es.wikipedia.org/wiki/Tierras_raras

-Tierra Santa: Lugares donde, según la Biblia y la tradición, nació, vivió y murió Jesucristo.

-Dar en/por tierra con algo: Derribar o arruinar algo. Deshacer las esperanzas que en ello se fundan.

-De la tierra: Dicho de un producto: Propio del país o de la comarca de que se trata.

-Dejar la tierra quemada/arrasada: Dejar algo completamente destruido, vacío.

-Echar por tierra: Desbaratar algo.

-Echar tierra a algo o alguien: Criticar o denostar a alguien o algo.

-Echarse alguien tierra encima: En un proceso o discusión, perjudicarse, sin pretenderlo, al hablar u obrar. Humillarse, rendirse.

-Estar alguien comiendo, o mascando, tierra: Estar enterrado.

-Partir alguien la tierra: Ser alguien muy bello/a.

-Poner alguien tierra de por medio, tierra en medio, o tierra por medio:  Alejarse de un lugar o de una situación para evitar algo.

-Sacar alguien de debajo de la tierra algo: Tener alguien la habilidad para obtener algo  que aparentemente no puede conseguirse (especialmente dinero).

-Tierra adentro: Todo lugar que en los continentes y en las islas se aleja o está distante de las costas o riberas. Ser de lugares alejados de las grandes ciudades o urbes.

-Tragar la  tierra a alguien (usualmente en imperativo “trágame/tragáme tierra”): Enfatiza el sentimiento de vergüenza ante una torpeza o inconveniencia propia que se ha hecho patente.

-Tragarse a alguien la tierra: Desaparecer de los lugares que frecuentaba.

3 – Etimología de terrestre, terrícola y terreno. Etimología del sufijo –estre y ejemplos de su uso en español.

Terrestre: Término derivado del latín: terrestris (relativo o perteneciente a la Tierra) formado por terra y el sufijo latino: –estris, -estre (propio de). Significa, perteneciente o relativo a la Tierra,  terrenal; perteneciente o relativo a la tierra en contraposición al cielo y al mar o al espacio.

Terrícola: Término derivado del latín: terricŏla (habitante de la Tierra) formado por terra, y -cola del verbo colo, colui, cultum (cultivar, habitar). Significa: habitante del planeta Tierra;  terrestre.

Terreno: Término derivado del latín terrēnus, de terra (relativo a la tierra). Significa: perteneciente o relativo a la tierra, terrenal; porción de tierra; superficie terrestre no ocupada por el mar; espacio generalmente acotado y debidamente acondicionado para la práctica de ciertos deportes.

También, campo o esfera de acción en que con mayor eficacia pueden mostrarse la índole o las cualidades de personas o cosas; orden de materias o de ideas de que se trata.

Locuciones que integra la palabra terreno:

-Estar un terreno abonado:  Cosa, circunstancia, etc., en que se dan condiciones óptimas para que se produzca algo determinado.

-Allanar el terreno a alguien:  Facilitar a alguien la realización de algo.

-Comprar alguien terreno: Caerse o golpearse con cierta violencia sin daño o con daño leve.

-Ganar alguien terreno: Adelantar en algo.  Irse introduciendo con arte, habilidad o gracia para lograr un fin.

-Medir alguien el terreno: Tantear las dificultades de un negocio a fin de poner los medios para vencerlas.

-Minarle a alguien el terreno:  Trabajar solapadamente para desbaratar los planes de otro/a.

-Perder alguien terreno:  Retroceder en una negociación o en la concreción de algo planeado.

-Preparar el terreno a alguien: Procurarle a alguien condiciones favorables para realizar algo.

-Reconocer el terreno: Reconocer el campo.

-Saber alguien el terreno que pisa: Conocer bien el asunto que se trae entre manos o las personas con quienes se trata.

-Sobre el terreno:  Precisamente en el sitio donde se desenvuelve o ha de resolverse aquello de que se trata; Improvisando, sin preparación.

El sufijo –estre deriva del latín –estris, componente de palabra que, unido a un sustantivo, indica: relativo o perteneciente al primitivo. Entre las palabras con el formante –estre, encontramos:  bimestre, campestre, cuatrimestre, ecuestre, pedestre, rupestre, semestre, silvestre y trimestre.

4 – Etimología de Luna y selenita.

Luna:  Término derivado del latín:  Luna.  femenino del adjetivo *leuk-s-no (luminoso), por tanto, Luna significa luminosa o la que ilumina. Refiere al único satélite natural de la Tierra, que se encuentra a 384400 km de esta, tiene un diámetro de 3476 km y realiza un giro completo alrededor de aquella cada 27,32 días; parte de la superficie de la Luna que se ve desde la Tierra; luz del Sol que la Luna refleja en la Tierra por la noche. Por extensión, satélite natural de un planeta.

Además, espejo cuyo tamaño permite ver a las personas de cuerpo entero; lámina de cristal, vidrio u otra materia transparente, que se emplea en ventanas, escaparates, parabrisas, etc.

Coloquialmente,  mal humor.

Locuciones integradas por el término Luna:

-Luna de miel: Temporada de intimidad conyugal inmediatamente posterior al matrimonio. Período de enamoramiento.

-Estar alguien en la luna de Valencia/ Estar en la luna: Estar alguien distraído o fuera de la realidad.

-Estar alguien de buena luna: Estar de buen humor.

-Estar alguien con la luna: Estar de mal humor.

-Estar alguien en la luna: Estar alguien fuera de la realidad o distraído/a,  no darse cuenta de lo que está ocurriendo.

-Ladrar a la luna:  Manifestar necia y vanamente ira o enojo contra persona o cosa a la que no se puede ofender ni causar daño alguno.

-Selenita: Término derivado del griego: σεληνίτης,  selēnítēs (perteneciente a la Luna) a su vez de Σελήνη,  Selếnê (nombre de la titán que personificaba a la luna, hija de los titanes Hiperión y Tea). Refiere al habitante imaginario de la Luna.

5 – Etimología de mercuriano y mercurial.

Mercuriano: Término derivado de Mercurius y el sufijo -ano, que hereda el valor relacional del sufijo latino -anus, que ha sido el más usado históricamente para formar adjetivos gentilicios y deantroponímicos. Significa oriundo del planeta Mercurio, no registrado por el Diccionario de la RAE.

Mercurial: Término derivado del latín: mercuriālis (relativo a Mercurio) y este del nombre del Dios Mercurius, relacionado a su vez con merx/mercis, (mercadería), por ser el dios del comercio. Significa, perteneciente o relativo al dios Mercurio,  al planeta Mercurio o al elemento químico metálico mercurio.

6 – Etimología de venusino, venusiano y venéreo.

Venusino: Término derivado de Venus, nombre de la diosa romana del amor y la belleza y del sufijo –ino. Venus probablemente deriva de una raíz neutra *venes, (encanto, deseo) Significa perteneciente o relativo al planeta Venus.

También se usa, a veces el adjetivo cythereo para lo referido a Venus, a partir de Cytherea,  epíteto de la diosa.

Venusiano: Término derivado de Venus, nombre de la diosa romana del amor y la belleza y del sufijo –anus. Refiere al hipotético habitante del planeta Venus.

Venéreo: Término derivado del latín: venereus/venerius”, (relacionado con la diosa Venus). Significa perteneciente o relativo al deleite o el acto sexual; enfermedad contagiosa,  habitualmente contraída  por el trato sexual.

7 – Etimología de marciano. Nombres derivados de Marte.

Marciano: Término derivado de Marte, dios de la guerra romano y el sufijo –anus. Significa perteneciente o relativo al planeta Marte, propio del planeta Marte. También, habitante imaginario del planeta Marte.

Del nombre Marte derivan varios nombres españoles: Marcia, Marcio, Marcial, Marcos, Martina, Martín,  Martiniano, entre otros.

8 – Etimología de joviano, jupiterino y jupiteriano.

-Joviano: Término derivado de la palabra latina: Iovis, genitivo de Iuppĭter (Júpiter), y el sufijo  -ano. Significa,  perteneciente o relativo al planeta Júpiter; habitante imaginario del planeta Júpiter

-Jupiterino: Término derivado de la palabra latina: Iuppĭter (Júpiter), y el sufijo  -ino. Significa: perteneciente o relativo al dios Júpiter; perteneciente o relativo al planeta Júpiter.

-Jupiteriano: Variante del término anterior que utiliza el sufijo –ano. Significa: perteneciente o relativo al planeta Júpiter

9 – Etimología de  saturnino, saturniano, saturnal y Saturnalia.

Saturnino:  Término formado por el nombre del dios Saturnus,  más el sufijo -ino (pertenencia o relación). Refiere a algo o alguien relacionado con el dios Saturno. Significa: persona triste y taciturna, por la creencia de que este astro producía, en las personas nacidas bajo su signo, un influjo melancólico.

Además, como los alquimistas llamaban saturno al plomo, el término remite a la enfermedad producida por intoxicación con una sal de plomo.

Saturniano:  Variante del término anterior que utiliza el sufijo –ano. Significa: perteneciente o relativo al planeta Saturno.

Saturnal: Término derivado del latín: Saturnālis (relativo al dios Saturno) de Saturnus y el sufijo –al. Significa perteneciente o relativo a Saturno; fiesta en honor del dios Saturno. Debido a la idea de que en las fiestas en honor a Saturno se realizaban orgías desenfrenadas, el término significa también: orgía desenfrenada.

Saturnalia: Nombre de las fiestas en honor del dios Saturnus  que se originaron como un festival en el que los granjeros celebraban el final de la temporada de cosecha de otoño. Se celebraban del 17 al 23 de diciembre,  en los que los romanos decoraban sus casas con plantas y con velas.

10 – Etimología de uraniano, uranita y uránico. Urania, Musa de la Astronomía.

Uraniano: Término derivado de la palabra latina:Uranus, nombre del dios del cielo, Urano (del griego Οὐρανός) y el sufijo  -ano. Significa,  perteneciente o relativo a Urano. Este término es un neologismo, no aceptado por la RAE, probablemente tomado del portugués y este el inglés, alude a los hombres homosexuales. El término fue publicado por primera vez por el activista Karl Heinrich Ulrichs (1825-1895) en una serie de cinco folletos (1864-65) reunidos bajo el título Forschungen über das Räthsel der mannmännlichen Liebe (“Investigación sobre el enigma del amor entre hombres”). El término uraniano fue adoptado rápidamente por los defensores de la emancipación homosexual de habla inglesa en la era victoriana, como Edward Carpenter y John Addington Symonds. Cfr. https://pt.wikipedia.org/wiki/Uraniano

Uranita: Neologismo no aceptado por la RAE, formado por el nombre del Dios Uranus y el sufijo –ita. Significa: originario, relativo a, o propio del planeta Urano

Uránico: Neologismo no aceptado por la RAE, derivado del término uranio, elemento químico metálico, radiactivo, de número atómico 92, del grupo de los actínidos, a su vez de Urano, bautizado así en 1789 por el químico alemán Martin Klaproth debido al planeta Urano, descubierto en 1781. Significa: relativo al uranio.

– Urania: En la mitología griega, Urania (en griego Οὐρανία: celestial) es la musa de la Astronomía y la Astrología. La genealogía más común la considera hija de Zeus y Mnemósine​ aunque otras versiones la mencionan como hija de Urano y Gea. Urania es la madre de Lino​​ cuyo padre era Apolo. ​ Es la menor de todas las musas.

Comúnmente se la representa vestida de azul, color que representa la bóveda celeste, teniendo cerca de sí un globo terráqueo, en el cual mide posiciones con un compás que lleva en una de sus manos. Tiene una corona o diadema formada por un grupo de estrellas, de las que también su manto va repleto. A sus pies, se encuentran esparcidos algunos instrumentos de matemáticas, razón por la cual algunos la consideran, de forma tácita, como musa de las matemáticas y de todas las ciencias exactas.

Urania es un nombre común para observatorios astronómicos tales como el Urania de Berlín, Viena, Zúrich y Amberes. También da nombre al observatorio astronómico histórico de Tycho Brahe el Uraniborg.  Cfr: https://es.wikipedia.org/wiki/Urania

11 – Etimología de neptuniano y neptúneo.

Neptuniano: Término derivado del latín: Neptunus, (dios romano de todas las aguas y los mares cuyo nombre proviene de la raíz indoeuropea «Nebh» que quiere decir nube) y el sufijo -ano. Refiere a los terrenos y rocas de formación sedimentaria.

También el término es un neologismo no aceptado por la RAE que refiere a alguien o algo perteneciente o relativo al planeta Neptuno; hipotético habitante de Neptuno.

De Neptuno derivan también:  neptúnico (neptuniano), neptunismo (hipótesis que atribuye exclusivamente a la acción del agua la formación de la corteza terrestre), neptunista (partidario del neptunismo), transneptuniano (cualquier objeto del sistema solar cuya órbita se ubica parcial o totalmente más allá de la órbita del planeta Neptuno), etc.  

Cfr. https://www.definiciones-de.com/Definicion/de/neptuniano.php

Cfr. https://es.wikipedia.org/wiki/Objeto_transneptuniano

cfr. https://www.definiciones-de.com/Definicion/de/neptunismo.php

Neptúneo: Término derivado de Neptunus  Perteneciente o relativo a Neptuno o al mar.

Cfr. https://www.definiciones-de.com/Definicion/de/neptuneo.php

12 – Etimología de plutoniano:

Término derivado de Pluto/nis, dios romano del inframundo y el sufijo -anus. Refiere a lo perteneciente o relativo a Plutón. Como neologismo remite al hipotético habitante de Plutón.

De Pluto, derivan otros términos:  plutónico (perteneciente o relativo al plutonismo), plutonismo (conjunto de fenómenos relacionados con los volcanes y su actividad; teoría que atribuye la formación del globo a la acción del fuego interior), plutinos, etc.

Los plutinos son objetos transneptunianos que están en resonancia orbital 3:2 con Neptuno. Esto significa que efectúan dos órbitas alrededor del Sol al tiempo que Neptuno realiza tres órbitas. Por esto, aunque crucen la órbita del planeta gigante, este no los puede expulsar gravitatoriamente.

Como esta característica de resonancia la comparten con Plutón, estos cuerpos fueron denominados plutinos, es decir, “plutones pequeños”. A partir del momento en que Plutón fue reclasificado como planeta enano en 2006, se lo consideró como uno más de los plutinos.

Los plutinos son aproximadamente la cuarta parte de los objetos conocidos del cinturón de Kuiper, ubicándose en su parte interior. También son la clase conocida más poblada de objetos transneptunianos resonantes. Aparte del propio Plutón, el primer plutino, (385135) 1993 RO, fue descubierto el 16 de septiembre de 1993.  Cfr. https://es.wikipedia.org/wiki/Plutoide